Portada Servicios  |  02 enero 2019

Recomendaciones para conservar los alimentos con las altas temperaturas

En verano suele incrementarse el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por alimentos, debido a que por las altas temperaturas y la humedad ambiente estos productos son más susceptibles al desarrollo microbiano.

Algunas recomendaciones para tener en cuenta:

- Al realizar las compras, comenzar por los productos que no necesitan refrigeración y dejar para el final los perecederos.

- Cocinar completamente los alimentos antes de consumirlos.

- Para manipular carnes y otros alimentos crudos, utilizar utensilios diferentes separando siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir.

- Durante los días de calor, los alimentos listos para consumir no deben permanecer fuera de la heladera por más de una hora antes de ingerirlos, recalentarlos, refrigerarlos o congelarlos.

- Desechar sobrantes de comida que hayan permanecido sin refrigeración por más de una hora.

- Evitar cortar la cadena de frío pues, en el verano, los alimentos son más susceptibles al desarrollo microbiano.

- Para descongelar adecuadamente los alimentos, colocarlos dentro de la heladera o utilizar el horno microondas seguido de la cocción inmediata de los mismos. No descongelarlos a temperatura ambiente.

- No consumir alimentos en puestos callejeros que no tengan provisión de agua potable; ni jugos, bebidas o helados de procedencia desconocida.

- No comprar huevos que tengan la cáscara sucia o rota y conservarlos refrigerados en su envase original, separados de otros alimentos listos para consumir. Lavarlos bien en el momento de cocinarlos. Evitar las comidas, salsas o postres preparados con huevos crudos.

Fuente: Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica

Comentarios