*

Información General

Portada Información General  |  11 febrero 2019

Confirmaron que la odontóloga Gisella Solís Calle murió envenenada

En la investigación, apuntan a que no hubo cómplices ni otras personas involucradas en el femicidio.

La autopsia que se realizó al cuerpo de la odontóloga Gisella Solís Calle, que estuvo desaparecida 14 días antes de ser encontrada al costado de un camino entre Punta Lara y La Plata, confirmó que murió envenenada.

El análisis determinó que en el estómago de la mujer había uno de los componentes del veneno que tenía en su poder su pareja cuando se suicidó, según informaron este lunes fuentes judiciales a la agencia Télam.

"Tenía en su estómago componentes de un insecticida que coincide con el que le encontraron en poder de Abel Casimiro Campos, pareja de la víctima, cuando se suicidó de un tiro", detallaron.

Y explicó que hay dos indicios de que la muerte fue provocada por el mismo veneno. Uno es el resultado de la autopsia, y el otro es la "poca fauna cadavérica" encontrada en los restos de la mujer.

Según explicó la fuente, eso pasa cuando el cadáver tiene algún tipo de sustancia que retrasa la descomposición natural y aleja todo tipo de fauna.

Y detalló que, si el cuerpo se hubiera hallado unos días más tarde, "probablemente ya no se hubiera encontrado nada de ese producto, porque es una sustancia que tiende a desaparecer".

"Si bien todavía quedan algunos elementos, ya se puede afirmar que no murió por muerte natural y que fue un homicidio", confiaron las fuentes.

Solís Calle fue vista por última vez el 16 de enero y durante dos semanas la buscaron por La Plata, Villa Elisa, Ensenada, Berisso, Magdalena, Guernica en más de seis rastrillajes.

Cuatro días después de su desaparición, su pareja, Campos se quitó la vida cuando fue acorralado por la Policía en un hotel situado en calle 49 entre 13 y 14 de La Plata.

El cuerpo de la mujer fue encontrado envuelto en sábanas, enterrado a 40 centímetros, en la vera del llamado Camino Negro, una ruta abandonada que une Villa Elisa y Punta Lara.

Comentarios